Uno de los principales cambios de la reforma judicial del 11 de marzo de 2021, es que basta con una decisión unánime del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para sentar jurisprudencia. Esa es la razón por la que la decisión de declarar inconstitucional la penalización del aborto es histórica. 

El ministro presidente Arturo Zaldivar declaró que “A partir de ahora no se podrá procesar a mujer alguna que aborte en los supuestos considerados por este tribunal” y se crea “una nueva ruta de libertad, claridad, dignidad y respeto y un gran paso en la lucha histórica por la igualdad y el ejercicio de sus derechos”.

Es así que nuevamente, la justicia para las mujeres llega a través de una decisión jurídica. Igual que ha ocurrido con otros casos donde se defiende el derecho al libre desarrollo de la personalidad y el ejercicio pleno de la autonomía —por ejemplo el matrimonio igualitario, el uso lúdico de la mariguana y el divorcio incausado— es la Corte la que abre la ruta para que las mujeres de México, de todos los estados de la República, incluso aquellos donde aún se penaliza, puedan ejercer el control sobre sus cuerpos sin temor a ir a prisión. Como bien dijo el ministro ponente Luis María Aguilar Morales, “Se destierra la amenaza de la prisión sobre las mujeres y el estigma”.

Para las mujeres de Querétaro esto tiene un significado especial. En el estado más restrictivo en materia de derechos sexuales de las mujeres, quienes han sido acusadas de abortar o quienes decidan hacerlo quedan protegidas por esta decisión judicial. También es claro que de lo que debe hacerse cargo el Gobierno Estatal es de garantizar la salud pública de todas las mujeres, de las que deciden ser madres y de las que deciden interrumpir un embarazo. 

A partir de hoy, a quienes defendemos los derechos humanos nos toca exigir que la LX Legislatura de Querétaro cumpla con el compromiso constitucional de proteger, respetar, promover y garantizar los derechos de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y vigilar que todas las autoridades estatales cumplan con su obligación de prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones al derecho de las mujeres de Querétaro de interrumpir un embarazo no deseado. 

Hoy México dio un salto enorme hacia el horizonte de la modernidad jurídica, a pesar de la oposición de grupos conservadores que, junto a la oligarquía católica, han pretendido decidir la política pública desde sus doctrinas, prejuicios y dogmas. En su sentencia y en sus pronunciamientos, las y los ministros confirman lo que por años las mujeres feministas hemos afirmado: en un país laico decidir sobre su cuerpo es un derecho personalísimo de cada mujer. 

Con esta decisión se salvarán las vidas de miles de mujeres. No habrá más mujeres desangradas en operaciones caseras, no más jóvenes encarceladas, no más niñas pariendo. 

Junto con miles de mexicanas hoy celebro la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Mañana seguimos con la lucha.   

Directora Regional de CELAPAZ e integrante de la Red Nacional de Alertistas. 
Twitter: @mcruzocampo 
Fb: maricruz.ocampo

Comentarios