Violencia en México | Querétaro

Violencia en México

Jesús Rodríguez Hernández

El pasado sábado 5 de marzo, durante el partido de la jornada 9 entre Querétaro y Atlas que se desarrolló en el Estadio Corregidora, diversas personas de ambos equipos se confrontaron en las gradas y lo llevaron hasta el campo.

Los medios consignan la violencia que se despliega en otros estados de la República como Zacatecas, Sonora y Colima, donde los índices de incidencia delictiva han repercutido en la población que vive tasas más altas de letalidad.

Para la organización México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), estas tres entidades registraron casos de inseguridad que preocupan el desarrollo de fenómenos delictivos incesantes y descontrol por parte de las autoridades durante el inicio de 2022.

Estos son dos temas de violencia en el país. ¿Qué incita a esta violencia? Estamos hablando de un concepto complejo y global. A menudo es entendida como el uso de la fuerza o la amenaza, que puede dar lugar a lesiones, daños, privación o incluso a la muerte. 

Los estudiosos han señalado diferentes tipos y modalidades de violencia como la violencia física, la emocional o psicológica, la sexual, económica y patrimonial, obstétrica.

Se ha dicho por algunos articulistas que los principales factores que dan lugar a la violencia en México son la pobreza y marginación, la infraestructura física precaria, violencia Intrafamiliar, la presencia de crimen organizado, que a su vez lleva a las armas, drogas y alcohol, con la mínima presencia de las autoridades creando un ambiente de impunidad y nula procuración de justicia.

En México, la violencia se manifiesta en robos, asaltos, secuestros, y lo que es más grave, en homicidios, estos actos implican, además de la violencia en uno o varios de sus tipos, el deterioro a la personalidad, a la dignidad y al sentido de valor de sí misma que tiene la víctima.

La violencia emocional es la más frecuente, a lo largo de la relación de pareja según datos del Inegi, el 81.7% de mujeres la han padecido. Le sigue la violencia de tipo económico, las agresiones físicas y la violencia sexual.

Desde la perspectiva de la salud pública, la violencia se percibe como problema porque los actos violentos ocasionan daño físico, discapacidad, secuelas, un gran número de años de vida potencial perdidos y disminución de la calidad de vida.

La violencia no es un hecho aislado, se trata de relaciones sociales o como se asumen ciertas relaciones sociales. Desde esta perspectiva, la violencia puede ser vista como un adjetivo que califica determinadas formas de relación.

Por ejemplo, dentro de relaciones familiares o laborales, se habla de violencia familiar o laboral.

En los últimos años, se ha generado la percepción de que la violencia en la sociedad va en aumento, la violación a las leyes, y a falta de aplicación de las mismas parece que está convirtiendo a la sociedad en una comunidad sin

Estado de Derecho. Se ve, peligrosamente, a la corrupción y a la impunidad como elementos cotidianos de la vida y puede ser que nos veamos como una sociedad resignada.

El discurso de odio, la tendencia creciente y exacerbada a resolver los conflictos con otras personas de manera violenta se está volviendo común. No importa el tema de que se trate, política, futbol, relaciones personales, anteponemos la violencia antes que la empatía y el respeto.

Algunos autores opinan que la globalización, más que permitir un entendimiento entre los seres humanos, ha sido un motivo para que la violencia en la sociedad vaya en aumento. Pero como decía Aristóteles, la sociedad está formada por el ser humano, por lo que la sociedad violeta la crea el ser humano violento, para salir, debemos desechar la violencia en la sociedad, el humano racional y emocional lo puede hacer.

Respetar a otra persona, a su forma de pensar, a sus sentimientos a la forma del ver el mundo, no significa perder nuestra esencia, significa ser empático y comprenderlo en su realidad.   

Expresidente municipal de Querétaro y exlegislador. @Chucho_RH

Comentarios