Viene o va | Querétaro

Qué es lo que está ocurriendo en la actualidad que nos tiene tan desconcertados a la gran mayoría de la gente, pues mucho de lo que sucede a lo largo, ancho y redondo de este mundo pareciera ser fruto de la sinrazón. 

Aún transitamos una de las mayores desgracias para la humanidad, cuyos daños colaterales se han hecho presentes y tendrán un efecto multiplicador que ampliará aún más la brecha de desigualdad que lejos de acortar, se percibe que se ampliará, y nos deja claro que los conflictos de todo tipo son la gran prioridad en muchos rincones del planeta.

Cada nuevo día, mientras la tierra gira y sigue su curso en el orden del universo con su relación de tiempo y espacio, quienes lo habitamos deberíamos estar más dedicados a implementar acciones para alcanzar un equilibrio que nos evite mayores desastres por encima de otros afanes. Bien decía el memorable astrónomo Carl Sagan en referencia a aquella muy lejana imagen del apenas perceptible planeta Tierra tomada a 6 mil  kilómetros de distancia y enviada por la misión Voyager 1 en  1994 y que inspiró su obra titulada “Un punto azul pálido” en el que expresaba profundamente lo siguiente:

“Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. En él, todos los que amas, todos los que conoces, todos de los que alguna vez escuchaste, cada ser humano que ha existido, vivió su vida. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones seguras de sí mismas, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, niño esperanzado, inventor y explorador, cada maestro de la moral, cada político corrupto, cada ‘superestrella’, cada ‘líder supremo’, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie, vivió ahí,  en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol”.

Ocurre que en este desconcierto y en una fotografía más cercana, hay ocasiones que suelo ver el mar y no atino a saber si la ola realmente viene o va, pero tengo la certeza que nos seguirá revolcando en este punto azul pálido, donde también está este Querétaro nuevo que deseamos conservar.

@GerardoProal

Comentarios