Una piedra en el zapato | Querétaro

Una piedra en el zapato

Maricruz Ocampo Guerrero

Hace tan solo unos años, en Querétaro no se podía hablar de feminicidio con las autoridades ministeriales, las órdenes de protección para las mujeres víctimas de violencia eran sólo palabras vacías en el código y no existían fiscalías especializadas para la atención a mujeres y niñas de violencia sexual.

En 2015, mujeres de la sociedad civil organizada, solicitamos la activación de la alerta de violencia de género para nuestro estado, precisamente para llamar la atención de las autoridades estatales y locales ante la creciente violencia feminicida que ya iba en incremento y hoy arrebata la vida a 11 mujeres y niñas todos los días.

El lunes 23 de mayo, la Fiscalía General de Estado presentó la digitalización de la emisión de las medidas de protección a personas víctimas y ofendidas del delito, una medida que impactará principalmente en mujeres que denuncian violencia. Este es un logro sumamente importante, porque no solo representa un avance importante para las instituciones de procuración de justicia, sino que refleja el resultado de años de lucha e insistencia del activismo feminista y su trabajo coordinado con funcionarias aliadas.

La medida, que me parece muy adecuada, facilita a las víctimas el poder recurrir a la protección policíaca en caso de encontrarse en peligro, permite a las corporaciones acceder vía digital a la información que acompaña la medida de protección, pero sobre todo utiliza la tecnología del Sistema de Información Único, lo que permite que todas las autoridades competentes reciban la información de la media en tiempo real.

El hubiera no existe, y sin embargo no dejo de pensar en Nancy Guadalupe, en Griselda, en Laura y en tantas otras mujeres que recurrieron a las instancias responsables de brindarles protección y se toparon con un muro institucional que minimizó el riesgo que corrían y terminó por costarles la vida.

No puedo dejar de imaginar qué habría ocurrido si se hubiera tomado en serio su denuncia y al mismo tiempo hubiésemos contado con mecanismos como este. En fin, no vale la pena voltear a ver a un pasado que ya no podemos cambiar. Pero no debemos dejar de tomarla en cuenta para identificar en qué momento histórico nos encontramos para decidir hacia donde debemos caminar.

El anuncio de hoy representa sin duda un avance en la atención de la violencia contra las mujeres, pero aún tenemos muchos cabos sueltos por atar, y si la digitalización de las medidas de protección no va acompañada de acciones contundentes en materia de prevención, será solo una acción aislada e incompleta.

Sin embargo, no debemos de dormirnos en nuestros laureles. Queda mucho por hacer y en tanto el gobierno de Mauricio Kuri no corrija el rumbo e insista en mantener al frente del IQM a una persona sin disposición de trabajar de manera coordinada con quienes todos los días tenemos que acompañar a mujeres víctimas de violencia, las activistas y defensoras continuaremos siendo una molesta piedra en su zapato. 

Titular de Aliadas Incidencia 
Estratégica e integrante de la Red Nacional de Alertistas. 
Twitter: @mcruzocampo 
Fb: maricruz.ocampo

Comentarios