Clase

Riesgos del regreso a clases presenciales en plena pandemia

José Alfredo Zepeda Garrido

Querétaro se encuentra en el escenario A de la pandemia causada por el coronavirus, tomando en cuenta que el número oficial de casos activos en la población de la entidad se acercó a 500 el día 25 de este mes, pero se puede ver que ya tenemos tendencia al aumento de casos activos por día, que fue de 529 el lunes 26 y 574 el martes con 173 nuevos casos, acumulándose un total de 66,064 casos. 

En cuanto se divulgó que Querétaro pasaba al escenario A, inmediatamente se observó al aumento en la movilidad y actividad económica, además de reuniones y recreación, entre otras. 

Se ha expresado por las autoridades, que la baja de casos se debe a que la población ha aprendido a cuidarse sin contagiarse de la enfermedad, en alguna medida considero que así ocurre, pero también se observa negligencia en una proporción significativa de la población y en las actividades que llevan a cabo; existen muchos establecimientos comerciales en los que los empleados no utilizan cubrebocas ni cuidan la sana distancia, además no logran restringir el acceso a los clientes que no utilizan cubrebocas ni respetan la sana distancia. Asimismo, en las reuniones y convivencias las personas frecuentemente se observan ajenas a los cuidados que se han recomendado para prevenir los contagios.

En cuanto a la vacunación, es escaso el porcentaje de población que la ha recibido y las cosas se complican con las nuevas variantes del coronavirus que ya están presentes en el país y en Querétaro. Se ha identificado que en el estado circulan tres variantes del coronavirus, presentándose ocho casos de las cepas detectadas en el Reino Unido la B1.1.7, la de California (Estados Unidos) la B.1.429 + B.1.427 y la cepa mexicana B1.519, así lo afirmó la semana pasada la Directora de Servicios de Salud, Dra. Martina Pérez Rendón, quien también informó que estas variantes están circulando en el país, insistiendo en que el riesgo de transmisión persiste. Las nuevas cepas pueden resultar de mayor virulencia, más contagiosas y menos sensibles a la protección que ofrecen las diversas vacunas disponibles. 

No debemos confiarnos, sabiendo lo que ocurre en otros países con vacunación más avanzada y medidas más estrictas, como en Europa, que están padeciendo una tercera ola de contagios. 

En el país existen similitudes como las que acontecen en Querétaro, condiciones hospitalarias deficientes, insuficiencia de personal médico y medicamentos, fallecimientos de personal de salud al contagiarse del virus, el personal activo está cansado, no se dispone de la infraestructura necesaria, no basta con tener camas en los hospitales; por otro lado, el personal de salud privado no ha sido vacunado, excepto aquel que participa también en el sector público o es adulto mayor. 

En estas circunstancias, no parece prudente que se retome la educación presencial a plenitud, excepto de forma parcial, con medidas y condiciones muy precisas; tanto los adultos, como los jóvenes, adolescentes y niños no están vacunados y cuando lo esté la mayoría de la población, posiblemente la inmunización lograda habrá dejado de ser efectiva, requiriéndose nuevas vacunaciones y más avanzadas ante las nuevas cepas del virus.    

 

Ex Rector de la UAQ. 
[email protected]  
[email protected]

Comentarios