Los Tratados de Bucareli (3) | Querétaro

Los Tratados de Bucareli (3)

Filiberto López Díaz

“La Historia es la eterna lucha entre el recuerdo y el olvido” Milan Kundera dixit y, ubicarla, resulta eventual; sólo las Historias con género literario, son permanentes. Los dos tomos en los que nos basamos al iniciar la presente saga, de Adolfo Manero Suárez y José Paniagua Arredondo, afirman la “vergonzosa etapa en la historia nacional”, por la firma de dichos Tratados. “Una buena prueba de esto es la aclaración que en defensa del nombre de Venustiano Carranza hace (Manero), para derribar de una buena vez la tesis a la que han sido muy aficionados los obrego-bucarelistas de que don Venustiano les dio antecedentes jurídicos que ellos se vieron en la necesidad de seguir al confeccionar los Tratados de  Bucareli… el comentario de Manero, echan por tierra tal argumentación, pues si se hubiesen basado en lo dicho y hecho por Venustiano Carranza es obvio que no se hubieran ocupado de admitir el compromiso de pagar ´graciosamente´ los daños que, según don Venustiano y el Derecho Internacional reconocido lleva consigo toda guerra civil”. 

El tema se aborda desde dos puntos de vista, diversos, dispersos y contradictorios; están los que aún hoy en día, afirman que los Tratados impidieron el desarrollo de México por haber perdido parte de soberanía y, la otra postura se sintetiza en que, en nada afectaron dichos acuerdos. El tomo 3 del libro “Érase una vez México” de Sandra Molina y Alejandro Rosas menciona lo siguiente: “La leyenda negra. - Los Tratados de Bucareli solo establecían el asunto de las reclamaciones de ciudadanos estadounidenses por daños sufridos en México entre 1868 y 1910 y entre 1910 y 1920. Las indemnizaciones terminaron de pagarse el 19 de noviembre de 1955. Sin embargo, corre una versión sin fundamento alguno de que dichos tratados tenían una parte secreta en la que el gobierno mexicano se comprometió a no desarrollar maquinaria pesada como motores, hélices, aviones, lo cual impidió el desarrollo tecnológico de México durante décadas. Esta versión es falsa. Ningún documento la sustenta y no se encuentra estipulada en los Tratados de Bucareli. El retraso tecnológico y económico de México se debió a que el país continuó en guerra hasta muy entrada la década de 1930 y la crisis económica permanente impidió la inversión en educación científica y tecnológica durante mucho tiempo” Por mi parte me quedo con la duda: ¿Por qué la Marina de México nunca ha tenido submarinos?  (FIN).   

Especialista en Derecho del Trabajo, Certificado por el Notariado de la Unión Europea. 
[email protected]

Comentarios