17 / septiembre / 2021 | 22:35 hrs.

La visión postelectoral de Arturo Herrera

Mario Maldonado

Luego del ruido que metió Andrés Manuel López Obrador al anunciar que no ratificará a Alejandro Díaz de León para un nuevo periodo como gobernador del Banco de México (Banxico), y que en su lugar promoverá a un economista con visión social y partidario de la economía moral, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera –uno de los candidatos a ocupar ese puesto–, respondió que, si bien esa decisión es del Presidente y tiene un cariz político, su obligación está en Hacienda y en “no meter ruido”, sino contribuir a la estabilidad.

Pasadas las elecciones, el secretario de Hacienda tiene una agenda saturada. En primera instancia está que México salga de la crisis económica que generó el Covid-19. “En tres o cuatro meses que salgamos de la pandemia, hablaremos de una salida de la crisis económica”. La proyección de la dependencia a su cargo es que México crezca 6.5% en 2021, lo que no significa que el país entrará en una fase de crecimiento sostenido.

La tarea ahora es qué hacer para crecer más rápido, por lo que plantea tres elementos: el primero es el T-MEC y la relación económica con nuestro principal socio comercial, Estados Unidos. La estrategia del gobierno federal es facilitar el comercio, por lo que el próximo programa de inversión en infraestructura que se anunciará –en unas semanas– junto con la iniciativa privada, privilegia la inversión en aduanas y puertos, así como obras carreteras y libramientos en estados como Coahuila y Colima.

La visita a México de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, servirá para hablar de temas que tienen que ver con la seguridad y la migración, pero también de la relación económica. Herrera se reunirá en las próximas semanas con la secretaria del Tesoro de EU, Janet Yellen, para tratar temas de corte económico y de cooperación bilateral.

La otra gran tarea del secretario de Hacienda es la reforma fiscal, para la cual era importante saber cómo quedaría configurada la Cámara de Diputados tras las elecciones intermedias. “Va a haber consenso con los empresarios, con quienes tenemos una relación constructiva. Lo importante, además de la conformación del Congreso, era que los partidos no salieran muy raspados entre sí; fue una elección muy competitiva, pero no hay grandes cuestionamientos ni enfrentamientos entre fuerzas políticas. Yo creo que hay ánimo de diálogo, vamos a presentar una propuesta técnicamente correcta y con posibilidad de ser aprobada. Lo que pasó en Colombia con la reforma fiscal es un ejemplo importante a seguir. Vamos a tener un acuerdo tributario profundo”, me dijo Herrera.

Sobre los impuestos a los ricos que algunos países del G-20 comienzan a proponer para financiar el endeudamiento en el que incurrieron para enfrentar la crisis económica, comentó que en el mundo hay dos grandes preocupaciones: una por la equidad de las sociedades más desiguales, y la segunda por cómo generar un crecimiento que sea sustentable con el medio ambiente y que permita salir de la pandemia. “Este crecimiento va a requerir nuevos recursos. Tenemos una reunión del G-20 pronto y ya hay acuerdo para poner un impuesto mínimo global, con enfoque en ciertas industrias, como las tecnológicas, de redes sociales y plataformas de streaming”.

Tras las elecciones y la posibilidad de que Morena, el partido en el poder cuya coalición (PVEM, PT y PES) perdió fuerza en los comicios, el secretario dice que le da tranquilidad que se van a poder pasar los Presupuestos de Egresos, y reconoció que va a ser más complicado pasar las reformas constitucionales.

En torno a la política monetaria, Herrera no ve un escenario de aumentos de tasas de interés hacia el final del año en México.

Bloque opositor en Edomex

El PAN, que preside Marko Cortés a nivel nacional, ganó terreno en el Estado de México. Su dirigente estatal, Anuar Azar, y el impulso del todavía presidente municipal de Huixquilucan, Enrique Vargas, sirvieron para recuperar la Zona Metropolitana de la entidad, mejor conocida como el corredor azul.

Arrebatarle esta importante zona a Morena podría ser el inicio de un bloque opositor real y de posicionamiento de cara a las elecciones para gobernador del estado en 2023, con las respectivas alianzas con el PRI y el PRD.

 
@MarioMal
[email protected]

Comentarios