17 / septiembre / 2021 | 23:43 hrs.

El arte de gobernar (1)

Filiberto López Díaz

“Entonces creí de mi deber hacer cumplir la ley no sólo con medidas del resorte de la autoridad, sino con el ejemplo para alentar a los que por un escrúpulo infundado se retraían de usar del beneficio que les concedía la ley”. Benito Juárez en “Apuntes para mis hijos”. Mauricio Kuri González, superó dos exámenes propedéuticos que le correspondieron vivir: La administración de sus negocios y el diálogo político y social con diversos actores; ahora tiene la oportunidad de llevar a otro nivel esas experiencias en lo que tal vez sea en mayor reto de su vida; guiar el destino de Querétaro y convertir su actuar, en verdadero arte. Si entendemos la oportunidad de gobernar como tal, no están lejanas las afirmaciones de Luis Donaldo Colosio Murrieta: “Veo a ciudadanos angustiados por la falta de seguridad, ciudadanos que merecen mejores servicios y gobiernos que les cumplan. Ciudadanos que aún no tienen fincada en el futuro la derrota; son ciudadanos que tienen esperanza y que están dispuestos a sumar su esfuerzo para alcanzar el progreso” y, por lo tanto, el título de la saga que hoy se inicia, no es utopía y menos distopía. Si bien, no todos tenemos la misma explicación de lo que es arte, se puede partir de una premisa elemental, al entenderlo como aquello que no reproduce lo visible, sino hace visible aquello que no siempre lo es y, así extender similares oportunidades de progreso individual y colectivo, como Mauricio lo expresó y cito de memoria: Se quitará la camiseta de candidato y la de cualquier partido político y gobernará para todos.

¡Vaya reto el que tiene por delante!, pues el día que tome como protesta, será uno menos de su mandato. En el ambiente político, muchos piensan en ser juzgados por la Historia, empero, la mejor evaluación es la que se hace de sí mismo el encargado del estado; es decir en su consciencia y aquella que hacen sus familiares más cercanos, alejados de protagonismos estériles, bisutería barata, estirpes añejas, sueños y fuegos fatuos y con enorme humildad, entendida no como pobreza material, sino como millonaria vida limpia de toda corrupción, egoísmo y gran espíritu de servir desde el puesto y no servirse de él. John F. Kennedy: “No preguntes qué puede hacer E.U. por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por E.U.”, lo que se traduce en un cuestionamiento para todos y cada uno de los habitantes del estado; es decir, sustituir la expresión E.U., por la de Querétaro. (Continuará) 

Especialista en Derecho del Trabajo, Certificado por el Notariado de la Unión Europea. 
[email protected]

Comentarios