17 / septiembre / 2021 | 23:33 hrs.

De las promesas a los hechos (1)

Filiberto López Díaz

Es cierto, faltan pocos días para las elecciones; sin embargo, hoy ya podemos visualizar con enorme claridad y precisión, quién será nuestro próximo gobernador. No sólo coinciden en lo anterior todas las encuestas, sino que ya se proyecta como tal, por su experiencia política nacional, por haber sido presidente municipal y por su presencia física, además de poseer un carácter alegre, jovial, sincero para conectar con la mayoría de los ciudadanos y lo principal que lo humaniza a diferencia de sus contrapartes: su vida familiar. Si todo lo anterior es una afirmación personal, también lo es el hecho, sin entrar en detalles jurídico-políticos, que su ardua campaña ha sido un plebiscito y su ratificación en las urnas, por supuesto será un referéndum. Durante la primera nos ha mostrado varios ejes de lo que deberá de ser su gobierno: Prioridad en la seguridad; concepto reafirmado en el hecho de que ninguna persona del gabinete actual repetirá, mensaje, a mi juicio, dirigido a esa tercia acomodaticia con enormes tentáculos, no sólo en todo el estado, sino lo principal, con los sectores que han propiciado una gran inseguridad en Querétaro; por eso, el hasta ahora candidato, ha insistido en que blindará al mismo. Están sentados los cimientos, las bases de un gran andamiaje para, sobre ellos, continuar con la participación de todos, seguir con el desarrollo social, jurídico-laboral, salud, bienestar, educación, oportunidades de trabajo y una amplia gama de atención al medio ambiente y al campo. Atrás deberán quedar las insidias, los insultos, las difamaciones y en general todos los ataques perpetuados contra el puntero en todas las encuestas.

Vendrán tiempos de reconciliación, de arreglos dentro del marco constitucional; de tender puentes de comunicación y participación de la sociedad en el nuevo Plan de Gobierno. Estaremos ante el enorme reto de implementar las reformas laborales; es decir, la creación de instituciones de conciliación, registro de contratos colectivos de trabajo y por llamarlo de algún modo, Jueces de lo Social, con la consecuencia de la desaparición paulatina de las juntas de conciliación y arbitraje.

Recuerde usted, quien no ha apostado todo en esta justa electoral, está dispuesto a ganar nada; empero, esa… persona quien le sigue ganando su efímera importancia personal, tendrá otra derrota más pues ahora más que nunca tiene validez y actualidad la frase: Cosechas lo que siembras. (Continuará) 

Especialista en Derecho del Trabajo, 
Certificado por el Notariado de la Unión Europea. 
[email protected]

Comentarios