Madre ejemplar. La pandemia no frena su ímpetu