Un “Tanque”, a la guerra sin fusil | Querétaro

Un “Tanque”, a la guerra sin fusil

Enrique Guerrero

Al llegar al banquillo de los Gallos, el argentino aceptó un reto muy complicado

Aunque un buen porcentaje de la fanaticada recibió con agrado la llegada de Mauro Tanque Gerk como nuevo técnico de Gallos Blancos, y desde ya le manifiesta todo su apoyo para que haga un buen trabajo, también habrá que estar consciente de que la empresa no es nada fácil, principalmente por su falta de experiencia como tal.

El argentino en su presentación ante la prensa, hecha por Antonio Núñez en calidad de presidente del club, se mostró serio, pues obvio no sabe lo que le espera en este su debut como timonel de Primera División, está aceptando un reto muy complicado, con una institución que aún no define muchas cosas, entre estas su permanencia en esta plaza, recordemos que la Femexfut les dio más tiempo para su venta y a pesar de que hay varios interesados, nada está dicho.
Mauro, un exgoleador que es muy querido por la afición de casa, ha dicho que la directiva le presentó un proyecto y no dudó en dar el sí, pero no dio detalles del mismo.

Es fácil pensar que ante la difícil situación financiera para sostener a Gallos, y porque el equipo está a la venta, su directiva evitó contratar a un técnico de renombre o mejor dicho, de alto costo y se decidió por Gerk, que pedía a gritos esa oportunidad sin pedir mucho, para dar ese paso y tratar de demostrar que puede con el paquete.

Ahora, el ser un personaje muy identificado con la afición queretana, le ayudó para ser el elegido; el Tanque ha dicho que quiere sacar a Gallos de los últimos lugares del tema porcentual y luchar por estar arriba, habrá que  ver con qué gente contará para hacerle frente al torneo que se aproxima y lograr ese objetivo.

Para todos los equipos es fundamental contar con el apoyo de sus seguidores en las gradas para motivarse a lograr victorias, privilegio que no podrá darse Gallos, consecuencia del 5M, y eso es otro punto en contra que enfrentará Gerk y sus muchachos.

Hasta la próxima.

Comentarios