Un gobierno de imágenes | Querétaro

Un gobierno de imágenes

Fernando Islas

La clase política ha encontrado en el uso de las redes sociales, un método perfecto para que la ciudadanía conozca las diferentes acciones que se  realizan desde determinado espacio de representación o administración pública, por ello es que desde hace más una década, las y los internautas hemos tenido que digerir imágenes que muestran a políticos comiendo garnachas en los tianguis, cuando al mismo tiempo son promotores de obstaculizar el comercio itinerante o como en últimas fechas, donde el actual gobernador hizo uso de sus redes personales para mandar un claro de mensaje de cercanía y cordialidad con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La verdad es que AMLO no simpatiza con la ideología de Mauricio Kuri, ésta es totalmente distante a la suya; sin embargo, el titular del Poder Ejecutivo Federal sabe ser un demócrata y un excelente provocador de agruras para los panistas recalcitrantes que los últimos cuatro años ha vivido más de la guerra sucia en contra del tabasqueño, que de propuestas reales y viables de cómo orientar el rumbo de la nación. Es más que obvio que esta fotografía generó más de un coraje entre la militancia guinda y blanquiazul, pero con seguridad habla mejor de López Obrador que del actual huésped principal de la Casa de la Corregidora.

Otra serie de imágenes que quedarán para el anecdotario político nacional son protagonizadas por las dirigencias partidistas,  que el fin de semana pasado se disputaron seis gubernaturas, dejando un saldo favorable para Morena, que se llevó cuatro entidades, contra dos que logró conservar la alianza ¡Va X México! Y es que basta ver el rostro desencajado del líder del partido del sol, sabedor que su instituto político se encuentra más cerca de desaparecer, que de tener un triunfo que lo regrese al protagonismo que alguna vez tuvo, y el que no se queda atrás es Alito Moreno, que aunque difunde audios y tiene una verborrea bien estructurada, no encuentra método alguno para recuperar la confianza del electorado y con gran pena fue testigo de cómo Hidalgo y Oaxaca se volvían parte de la Cuarta Transformación Nacional, por último podríamos haber visto las últimas fotografías de Marko Cortés al frente del PAN en un proceso electoral, es evidente que el títere político de Ricardo

Anaya no tiene las capacidades para reconstruir la imagen del partido blanquiazul y así gozar nuevamente de la preferencia ciudadana.

Pero ya que estamos hablando de imágenes desagradables e indignantes, no podemos ignorar la rabia que genera el ver cómo la brutal fuerza del estado deja caer todo su peso en contra de quienes defienden lo suyo, en contra del pueblo organizado, ese que lucha y resiste desde el arte, la cultura y la información. Con seguridad, las imágenes de represión por parte de la policía queretana en contra de un grupo de activistas defensores del agua será algo que persiga al gobernador Kuri durante todo su sexenio, el mote de intolerante seguirá siendo el sello de la casa de aquellos que hoy encabezan la administración estatal.

Confiados, muy confiados deben de estar los panistas, si creen que reprimir a la ciudadanía es un camino viable para gobernar. Tiempo al tiempo.

Comentarios