Un ‘caudillo’ fuera de lugar y de tiempo | Querétaro

Un ‘caudillo’ fuera de lugar y de tiempo

Héctor Parra Rodríguez

¡Golpes a la Constitución y sin defensión! De facto la Sedena mandata la corporación civil policial denominada Guardia Nación, acatando la orden del Comandante Supremo. Orden administrativa en franca confrontación con el mandato constitucional contemplado en el artículo 21. También quebranta varias normas secundarias. La fuerza militar nunca sobre la Constitución, principio de Derecho que nos genera paz, seguridad y estabilidad social. 

El Presidente de la República, sin embargo, por enésima ocasión promueve actos violatorios de nuestra Carta Magna. Al justificarse propone que sea la SCJN la que se pronuncie sobre actos evidentemente inconstitucionales. La retórica presidencial nos lleva a la confusión. De hecho, no conforme a Derecho, la GN es dirigida por la Sedena; después de meses de ilegalidad el presidente comenta que, mediante Acuerdo Administrativo, decidirá el traslado orgánico de la GN a las Fuerzas Armadas; más tarde decide que, ante la imposibilidad de reformar la Constitución, promoverá iniciativas de ley secundarias para aprobar su propuesta; remata al anunciar que el 16 de septiembre hará el anuncio oficial ¿Dónde quedan las reformas secundarias? 

El presidente López Obrador, gobierna por decreto, cual rebelde caudillo, no acostumbra sujetarse al contrato social que enmarca el Estado de Derecho, como herramienta para controlar y limitar los abusos de poder, rebasa las atribuciones de sus pares, tanto del Poder Judicial como el Legislativo. No necesita reformas legales, orden administrativa es más que suficiente, que la SCJN decida sobre sus actos inconstitucionales, a sabiendas que tiene el control de los ministros en la Corte. Ejerce poderes meta constitucionales. 

Los actos arbitrarios del Presidente generan inseguridad e injusticia, al no sujetarse al Estado de Derecho. Por el contrario, suele denostarlo. Su vida personal y política sin límites, lo mismo hizo durante su gobierno en la Capital de la República. El Presidente desborda su poder, excede los límites, sus actos de autoridad subordinados al capricho, haciendo a un lado el orden constitucional que debe regir su mandato. Presunto caudillo fuera de lugar y de tiempo. Ejerce actos autoritarios y dictatoriales que conllevan golpes a la Constitución. 

AMLO suele faltar a su palabra, promete acciones que incumple para después culpar a terceros de sus decisiones. Criticó a los últimos gobiernos por hacer uso de las Fuerzas Armadas, ofreciendo regresarlos a sus cuarteles De facto amplió las funciones militares.  

 

Analista legislativo. @HectorParraRgz

Comentarios