Retos para el gobierno de Mauricio Kuri González: educación (VII)

José Alfredo Zepeda Garrido

Entre la variedad de retos que se tienen en Querétaro resulta fundamental abordar, aunque de forma sucinta, el tema de la educación en Querétaro, así como el desarrollo científico y tecnológico. Existe diversidad de rezagos en la educación pública básica, cuya infraestructura física ha tenido deficiencias que no se han logrado subsanar, ni en el estado ni en el país, si bien es justo reconocer que han existido esfuerzos en las administraciones pasadas que han mejorado las condiciones de la infraestructura.

La planta física de las escuelas resultó dañada durante la suspensión de la actividad presencial educativa ordenada por el gobierno a causa de la pandemia que aún persiste y al no vigilarse las instalaciones durante el tiempo de suspensión de la actividad presencial, existió vandalismo en muchos planteles. Con el retorno a las clases presenciales, la actual administración del gobernador Mauricio Kuri ha emprendido acciones para realizar los arreglos pertinentes, destinando recursos económicos y atenciones diversas.

En los planteles de educación básica se debe disponer de agua y baños, energía eléctrica y espacios dignos para apoyar la relevante función que desempeñan, área deportiva, aulas apropiadas, sala de maestros, bebederos, letrinas, mobiliario y equipo, agua potable, teléfono e internet; por supuesto, se requieren servicios de mantenimiento y vigilancia.

Es esencial elevar la calidad de la educación básica, en lo que el personal docente y directivo tienen una gran responsabilidad, así como las autoridades del gobierno, estatal y federal. 

En la educación media superior y superior existen enormes retos para continuar la mejora educativa; además de fortalecer y ampliar la infraestructura, se requiere trabajar inteligentemente para formar el capital humano para bien de Querétaro y de México, generando más y mejores oportunidades para su competitividad en un mundo inexorablemente globalizado: En todo quehacer, la calidad es una exigencia insoslayable para el progreso.

Los países más avanzados se distinguen por su excelente infraestructura educativa, por el lugar principal que han dado a la educación en todos los niveles, lo que ha beneficiado tanto del sector público como al privado, generando riqueza y para la población mejores oportunidades de movilidad social y económica, así como infraestructura y servicios para elevar su calidad de vida. 

La OCDE ha realizado una medición del nivel de bienestar de los países, con una cantidad significativa de indicadores para medir la calidad de vida de la población en las naciones, lo que ha sido adoptado en buena proporción por el INEGI.

México, en cuanto al Índice para una Vida Mejor de la OCDE, en comparación con la mayoría de las naciones, se encuentra  abajo del promedio en varias mediciones, tal es el caso de la educación y competencias.

Con relación a los indicadores de bienestar y progreso del INEGI, desarrollados por la OCDE y las entidades federativas, Querétaro está bien posicionado en el contexto nacional, 6° lugar en educación pero bien sabemos que existen muchos e importantes rezagos; asimismo, tiene diversos desafíos para lograr elevar la calidad de vida en la entidad.   

Ex Rector de la UAQ 
[email protected]  
[email protected]

Comentarios