Reglamentación pendiente en Querétaro (II) | Querétaro

Reglamentación pendiente en Querétaro (II)

José Alfredo Zepeda Garrido

En este espacio de opinión se ha cuestionado sobre la vigencia del Reglamento General de Construcciones del Estado de Querétaro logrado en 1990 (RGCEQ90), porque no está claro que haya sido derogado al aprobarse el Código Urbano del Estado de Querétaro en el año 2012 (CUQ12), al no observarse tal disposición en el mismo u otro documento; ambos tienen propósitos conexos. 

Los municipios queretanos que carecen de reglamentos de construcción son Huimilpan, Amealco, Tolimán, Ezequiel Montes, Colón, Peñamiller, Arroyo Seco, San Joaquín y Landa de Matamoros. Asimismo, es necesario revisar la pertinencia de los reglamentos municipales existentes, para que incluyan las características geotécnicas de sus demarcaciones, así como sus condiciones sísmicas y ambientales; en lo que atañe al diseño estructural, mecánica de suelos y cimentaciones, es pertinente aclarar conceptos y definiciones, así como atender algunas carencias también existentes en el RGCEQ90. Sigue pendiente la elaboración de las normas complementarias mencionadas en los reglamentos de construcción. 

En la regulación relativa a fraccionamientos se debe señalar la obligatoriedad de facilitar, a petición de los posibles compradores de lotes o viviendas, la consulta de los estudios hidrológicos, geotécnicos y diseños de infraestructura (pavimentos e instalaciones hidrosanitarias) realizados en el desarrollo. 

Los estudios geotécnicos que deben llevarse a cabo para un fraccionamiento de vivienda o de otro tipo, no deben excluir la obligatoriedad de que para cada vivienda o construcción que se pretenda realizar se ejecute el apropiado para su obra en particular, cumpliendo con la reglamentación de construcción.

Con relación a la elaboración de las normas técnicas complementarias para todos reglamentos, existen varios caminos para cumplir bien la encomienda, se requiere voluntad y liderazgo, además de recursos financieros que pueden verse como inversión en la disminución de riesgos y mejora de la calidad de vida.

El gobierno estatal debería dirigir y actuar en el cumplimiento de este compromiso, extendiéndolo a los municipios.

En el sector académico, la participación de la Universidad Autónoma de Querétaro resultará principal, además de las instituciones de educación superior queretanas que tienen programas de licenciatura y posgrado relacionados con la construcción. Los colegios de ingenieros civiles y de arquitectos deberán ser parte activa en la elaboración de los reglamentos, además de la Cámara de la Industria de la Construcción en la entidad. La elaboración de las normas complementarias puede ser contratada por el gobierno, para que la lleve a cabo una institución como la UAQ, además de empresas queretanas acreditadas en consultoría en ingeniería civil, urbanismo, arquitectura y medio ambiente que cuenten con el capital humano necesario.   

Un congreso queretano sobre la reglamentación en construcción podría ser el primer paso, en dicho evento se haría un análisis de lo existente y lo necesario para alcanzar los propósitos, con la participación de las dependencias del gobierno estatal y las municipales, instituciones de educación superior, colegios profesionales del ramo y CMIC, entre otras.   

Ex Rector de la UAQ 
[email protected] 
[email protected]

Comentarios