Reforma eléctrica, una reforma ecocida | Querétaro

Reforma eléctrica, una reforma ecocida

Guillermo Tamborrel

De aprobarse la llamada “reforma eléctrica” propuesta por el Presidente de la República se cometerá un terrible ecocidio que traerá severas consecuencias para la flora, la fauna y desgraciadamente también para la salud y el sano desarrollo humano, de esta y de las futuras generaciones.

Ello obedece a la sencilla razón que la propuesta presidencial propone dar prioridad a la generación de electricidad a instalaciones de la CFE, aún a las más contaminantes, sobre la generación de energías limpias producidas por particulares. Es decir, primero se recurrirá a energía producida a partir de la quema de combustóleo —quema que está prohibida en prácticamente todo el mundo por ser sumamente contaminante y dañina. Ya ni los barcos pueden quemar combustóleo como fuente de energía aun y cuando se encuentren a medio océano y lejos de cualquier presencia humana— que la energía producida a partir del aire o el sol solo por el hecho de que las segundas son producidas por empresas de particulares.

Los pretextos del gobierno federal son varios, por una parte hablan de confiabilidad o seguridad en la generación —lo que es falso, tal y como se puede comprobar con la experiencia de otros países— y por otra parte señalan que es cuestión de soberanía —dejando de lado que la CFE al controlar la transmisión y la distribución de electricidad en el país tienen el control total—. Últimamente el Presidente ha señalado que los contratos para la compra o el “transporte” de energía entre la CFE y las empresas particulares son muy ventajosos para estas últimas y que hubo corrupción al firmarlos. De ser así que se sancione a los corruptos y que se renegocien los contratos. Ello no justifica envenenar al mundo eliminando la producción de energía limpia y más cuando observamos las terribles consecuencias del cambio climático, que por cierto dañan más a los más pobres.

Es importante tener presente que la capacidad de la CFE para producir energías limpias es muy limitada como también lo es la capacidad de invertir en la construcción de plantas de generación de energías limpias ya que su situación financiera esta sumamente comprometida (de hecho en estos últimos 2 años la CFE ha perdido miles de millones de pesos que el Gobierno Federal le ha tenido que subsidiar).

Fuente de los Deseos: La evidencia científica es contundente, producir energía a partir de la quema de combustibles fósiles es perjudicial para el medio ambiente y por ende para la salud de las personas. Ojalá que las y los diputados de Morena dejen atrás sus prejuicios, resentimientos y ambiciones y aprueben una reforma eléctrica que priorice la generación de energías limpias sin importar quien las genera. 

Exsenador

Comentarios