¿Qué pasa si muero en otro país?

25/07/2020
11:35
-A +A

El conteo actual de mexicanos muertos por Covid-19 en el extranjero va en 1,709, entre los que se encontraban de viaje y los que radicaban en otro país por cuestiones laborales, estudiantiles o familiares. La cantidad se desglosa de la siguiente manera: 1,705 fallecieron en territorio estadounidense; Nueva York cuenta con 758; California, con 271; Ilinois, 159; Wisconsin, 55; Arizona, 53 y Texas, 50, sólo por mencionar algunos destinos con los números mas altos. Por otro lado, los 14 sobrantes han sido en Perú, Francia, España, Colombia y Canadá. Lo que me ha puesto a pensar en aquella pregunta que alguna vez respondí con un nudo en la garganta: ¿Cuál es la parte más difícil de los viajes?, en mi caso, despedirme, especialmente de mis padres y de todos aquellos que amo. Porque nunca sabes lo que va a suceder y posiblemente, aunque no quisiéramos, la muerte nos puede tomar por sorpresa. Lamentablemente para algunos turistas en esta contingencia sucedió, y en realidad es algo que no nos pasa por la mente cuando estamos planeando nuestro viaje soñado,  e indiscutiblemente no pasó por los pensamientos de quienes la pandemia los emboscó en pleno vuelo.

De la misma manera, así como ha habido mexicanos difuntos en otros países por Covid-19, también hay un conteo de extranjeros que murieron por esta causa en México. Al momento, la Secretaría de Salud Federal ha reportado el desceso de siete personas, según la base de datos del Sistema de Vigilancia Epidemiológica, los extintos de otras partes del mundo son de Estados Unidos, Venezuela, Grecia, Macao, Gran Bretaña, Cuba y Perú. Tenían un promedio de edad de 68 años, dos mujeres y el resto hombres. Los destinos donde se encontraban fueron Yucatán, Baja California, Puebla, Jalisco y Ciudad de México. Se tiene registro, además, de 118 extranjeros contagiados, la mayoría estadounidenses y españoles, aunque en la lista se encuentran chilenos, chinos, colombianos, cubanos, alemanes, bolivianos, brasileños, ecuatorianos, salvadoreños, hondureños, guatemaltecos, italianos, franceses y venezolanos. De ellos, 32 están hospitalizados, el resto son de tipo ambulatorio; y por el momento, 10 han requerido ingresar a una Unidad de Cuidados Intensivos. La mayoría se ubican en Ciudad de México y Quintana Roo. Cuando emprendemos un viaje de cualquier tipo, jamás nos planteamos, qué podría suceder si alguien que va conmigo o yo, muero en otro país, qué hago si me enfermo en el trayecto o cómo actúo si una pandemia llega para arruinar mis vacaciones de ensueño. He de suponer que después de esto, muchos de los que viajan sin seguro pensarán en hacer una inversión en este rubro. 

La repatriación de cadáveres (o cenizas) es un proceso costoso y complicado, por la gran cantidad de requisitos que hay que cumplir ante la embajada del país donde te encuentres. Claro, dependiendo del lugar en que ocurra el fallecimiento, las exigencias pueden ser mayores, más en caso de que el proceso tenga que entrar en investigaciones. Por eso, hasta el propio Ministerio de Asuntos Exteriores, en su página web, subraya la importancia de contratar un seguro que cubra “el traslado de restos mortales, dados los elevados costos”. Solamente para que se den una idea, trasladar un cuerpo o cenizas de Estados Unidos a México puede oscilar entre los 2,900 a 4,900 dólares y si te encuentras en Europa podrían ser cerca de 3,500 euros, eso sin contar el costo por todos los documentos que deberás presentar ante el consulado. Hasta ahora, las cenizas de 245 migrantes mexicanos fallecidos en Nueva York llegaron a México en un vuelo de la Fuerza Aérea Mexicana, un esfuerzo que la Secretaría de Relaciones Exteriores calificó  “sin precedentes” para repatriar a connacionales muertos en el exterior.
Como dice la frase, “lo único seguro en esta vida es la muerte, incluso quien afirma que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino, mira antes de cruzar la calle”.

Periodista y conductora

Premio Nacional de Locución otorgado por la ANLM

Twitter @NatividadSanche

Comentarios