Pancho, Kors y Lozoya

13/08/2020
08:15
-A +A

El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, presentó una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) en la que señala que se entregaron 120 millones de pesos a un diputado y cinco senadores como soborno para aprobar las reformas estructurales de Peña Nieto entre 2013 y 2014.

Siguiendo el debido proceso, el fiscal Alejandro Gertz Manero no detalló quienes son los implicados, declarando que “quedarán en reserva estos nombres hasta que nosotros judicialicemos en el caso de que encontremos las pruebas suficientes”.
No obstante, desde hace semanas diversos medios de comunicación han dado a conocer que, en esa lista de legisladores que vendieron su voto, se encuentra un ilustre y bien conocido queretano: Francisco Domínguez, el actual gobernador de nuestro estado.

El escándalo no termina ahí. Otras fuentes periodísticas han vuelto nuevamente su atención hacia aquella infame llamada de 2015 entre el mismo Pancho y Carlos Mendoza Davis, gobernador de Baja California Sur, en la que se revelan los sobornos mensuales de “seis kilos” que serían entregados por “el señor Kors”.

Por años, la verdadera identidad de este personaje fue un misterio, pero hace unos días, en su columna de “El Universal”, el reportero Carlos Loret de Mola reveló que el apodo en clave del “señor Kors” correspondía al exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Poco a poco las piezas del rompecabezas se van acomodando y todo indica que, tanto los sobornos de Lozoya, como las entregas de dinero del “señor Kors”, son parte de la misma trama de corrupción que se fraguó para apoyar al PRI en la aprobación de la Reforma Energética a cambio de millonarios pagos y favores políticos (incluyendo, por supuesto, entregarle al PAN la gubernatura de Querétaro).

Por ello, desde hace varios días he insistido que Domínguez debe separarse de su cargo mientras se lleva a cabo la investigación. Querétaro y los queretanos no merecemos que nuestro gobernador esté inmiscuido en tan denigrante escándalo.

Para tal escenario, la Constitución Política del Estado de Querétaro establece en su artículo 52 que, si la ausencia temporal del ejecutivo es menor a 90 días, el Secretario de Gobierno será designado como encargado de despacho. Si la ausencia es mayor de 90 días, la Legislatura Estatal nombrará, por mayoría absoluta, un gobernador interino.

Así pues, sugiero que el Secretario de Gobierno, como las y los diputados del Congreso Local, comiencen a preparar este terreno, porque la caída de Domínguez es tan solo cuestión de tiempo.

Es claro que todos los caminos conducen a Pancho. Al tiempo. 

Comentarios