Mujeres empoderando mujeres

Lucía Quiroga

De acuerdo con el más reciente censo poblacional realizado por el Inegi, las mujeres representan más del 51% de la población del país, sin embargo, no necesariamente cuentan con las mismas oportunidades ni los mismos beneficios que los hombres en múltiples ámbitos de la vida social, como en el laboral o en la remuneración que reciben por realizar el mismo trabajo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), señala que en México la brecha salarial entre mujeres y hombres hasta 2019 era de 18.8% y representa una de las brechas más amplias de los países miembros de la OCDE, muy por encima del promedio identificado en 13 por ciento.

“Como una referencia de cómo empieza esa brecha y se va abriendo a lo largo del tiempo, a nivel global y en México, solo en el primer trabajo con las mismas capacidades hombres y mujeres, la mujer va a empezar ganando en promedio 8% menos que el varón”, comenta Denisse Montesinos, cofundadora de Mujeres en Finanzas.

La experta señala que, de la universidad al mundo profesional, sólo entrará 45% del sexo femenino, y al llegar a puestos de gerencia ese número se reduce a solo una cuarta parte para las mujeres, y esta brecha va decreciendo hasta el 8% de mujeres que llegan a consejos de administración y direcciones.

Sin duda, esto deja ver la importancia de impulsar acciones que puedan impactar en la igualdad y equidad de género, y en la promoción de las mujeres en puestos de liderazgo de empresas u organismos, ya que no cabe duda que, aunque ha habido avances, sigue estando dominado por hombres.

La Organización Internacional del Trabajo precisa que se necesita el 30% de mujeres en los consejos para que la diversidad de género tenga un impacto positivo y, a pesar de que en México el porcentaje de empresas con al menos 3 mujeres en su consejo ha aumentado un 5%, sigue implicando una representación baja, ya que el tamaño promedio de un consejo es de 19.8 consejeros.

Y es precisamente por este escenario, que el saber de acciones que buscan la equidad de género e impulsan la participación de mujeres en espacios de liderazgo en las empresas es alentador. Me refiero a Mujeres en Finanzas, una asociación creada en 2020 que nace de la mano de 16 cofundadoras con una gran trayectoria que las respalda, y que trabajan en diferentes lugares del sector financiero mexicano, cuyo propósito es promover el desarrollo y empoderamiento profesional de las mujeres en la industria financiera, e incrementar en el número de mujeres en posiciones de liderazgo en este sector.

Mujeres en Finanzas se basa en 3 pilares: networking, para fomentar el intercambio de ideas y empoderamiento profesional; recursos, a través de herramientas centradas en cerrar la brecha de liderazgo; e impacto, para promover los más altos estándares de equidad, cambiando la conciencia sobre la participación de la mujer en la industria.

Y es que no nada más es un asunto de compromiso social, sino de rentabilidad. La diversidad puede generar en las empresas hasta el 40% más de rendimiento que aquellas compañías que no tienen mujeres y que no tienen una diversidad en sus consejos directivos.

“Datos del PIB señalan que tan solo en incorporar mujeres al mundo laboral puedes crecer los siguientes años más de 20%, al final se vuelve un tema también de rendimiento y crecimiento económico y, consideramos que es la participación y el involucramiento de las empresas del sector la que lleva a que los números de diversidad puedan beneficiar a las empresas.” comenta Denisse Montesinos.

Un ejemplo cómo las mujeres se abren camino en un sector predominante por el género masculino, es el de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), que por primera vez en sus 80 años nombró (en abril del 2020) a una presidenta al frente el organismo, Sofía Belmar, y a partir de este año como directora general a Norma Alicia Rosas Rodríguez.

Mujeres en Finanzas es una comunidad que brinda apoyo y herramientas, a través de diversas actividades como foros y talleres, así como promoción de ofertas laborales en la comunidad digital para laborar en el sector financiero.

Sin duda, este tipo de iniciativas contribuyen a cerrar la brecha de género, pero esto no se logrará sin que las mujeres tengan convicción en su capacidad y en que una posición de liderazgo le pertenece a cualquiera, así como en saber aprovechar estos y otros espacios para seguir empoderándose.

Es importante que se normalice la presencia de mujeres en el sector de líderes, en los foros, en la cabeza de las empresas. “Tenemos que levantar la voz y buscar ese lugar en la mesa”, dice Denisse Montesinos, “busca una silla en la mesa y si no hay sillas, tráete tu silla plegable”. 

 

[email protected]
@Lucyquiroga

Comentarios