Los costos del Covid-19

Lucía Quiroga

Ya pasaron cinco meses desde que se registró el primer caso de Covid-19 en México (el 27 de febrero) y al momento de redactar esta columna, México había superado los 385 mil casos, de acuerdo con cifras oficiales.

Esta pandemia nos demuestra lo vulnerables que somos, porque no sólo ha puesto en riesgo nuestra salud, sino también nuestras finanzas.

Desafortunadamente, cifras del INEGI señalan que sólo entre 5 y 10% de la población cuenta con dinero suficiente para hacer frente a una enfermedad o accidente grave.

Si hablamos de este virus que ha venido a trastocar nuestras vidas, el costo de atención es muy variable y puede llegar a ser impagable para una persona.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, el costo promedio de atención por esta enfermedad en un hospital privado es de 435 mil pesos. Eso se puede elevar si la atención es en la unidad de terapia intensiva, en un promedio de 900 mil pesos.  

Pero existen casos que rebasan por mucho esos números, AMIS tiene el registro de uno cuyo costo asciende a 15 millones 384 mil pesos. Díganme, ¿quién tiene la posibilidad real de desembolsar ese monto sin el respaldo de un seguro?

Por ello, la protección para blindar nuestra salud toma total relevancia, sin embargo, las personas aseguradas en México representan tan sólo el 8 por ciento de la población, ya que únicamente 9 millones 600 mil personas cuentan con un seguro de gastos médicos mayores.

Los costos del coronavirus varían, dependiendo el caso, pero la cuenta comienza a correr desde la sospecha de contagio y las pruebas para confirmar o no el virus.

Un análisis de la UNAM, titulado "Los costos sociales por la pandemia del Covid-19", indica que en promedio el precio de las pruebas para detectar el virus en sitios privados oscila los 3 mil 100 pesos En algunos lugares como Salud Digna, las pruebas tienen un costo de mil 300 pesos y en contraparte, en Médica Sur pueden llegar a costar 7 mil 299 pesos.

Esto deja claro que un contagio de Covid-19 pone en riesgo la salud, pero también la estabilidad de las finanzas personales y hasta patrimoniales.

Yael Córdova, periodista de finanzas personales y parte de la comunidad de Finanzas en Tacones, comenta que, si bien el tema de la prevención siempre ha sido importante, en estos momentos es vital. “Hay personas que por pagar un tratamiento de Covid-19 están perdiendo sus casas porque los gastos se pueden volver insostenibles, y no se trata de escatimar en gastos en cuestión de la salud, sino de optimizarlos, de tener las herramientas necesarias para que no tengas que escatimar en ello. Un seguro de gastos médicos menores y mayores, te puede ayudar a no desfalcarte desde una quincena o hasta poner en riesgo tu patrimonio y el de tu familia”

Ante este virus el factor tiempo es determinante. Para saber cómo actuar es importante tener una asesoría médica o consultar información de fuentes de salud confiables.

Pero si consideramos que una prueba de laboratorio puede tardarse varios días, y tras la sospecha, se puede acudir a las pruebas rápidas.

"Sólo cinco marcas están aprobadas por la COFEPRIS y aunque el precio varía, por ejemplo, en Farmacias Benavides hay pruebas rápidas cuyos resultados están listos en 10 minutos, lo realiza el médico del consultorio y cuesta 500 pesos", advierte Córdova.

Esto puede ayudar a ganar tiempo y si esta prueba sale positiva ya se confirma con una prueba PCR, cuyos costos ya leíamos en el estudio de la UNAM.

De salir positivo, lo siguiente es el tratamiento que dependerá de cada persona. Es importante acudir con un médico que lleve todo el seguimiento de la enfermedad. Y así, a la cuenta se va agregando las consultas, las medicinas, pruebas de laboratorio, etc.

La atención oportuna puede ser un gran elemento para superar la enfermedad en casa sin complicaciones, hasta que el médico determine que ya el virus está superado. Pero añadido a esto, vendrá también el reforzamiento del sistema inmune.

En esta coyuntura, y sin el afán de ser alarmista, pero sí de estar preparados, es válido revisar qué tan preparados estamos de haber un contagio en casa.  

El costo que representa actualmente para el sector asegurador asciende a 143 millones de dólares, pero estimaciones señalan que puede llegar a los 300 millones de dólares cuando termine la pandemia. Así que a optimizar el dinero que tenemos, prevenir, cuidarnos, y de preferencia tener a la mano un seguro que, ante una enfermedad y el virus que nos atañe, más vale tenerlo y no usarlo, que necesitarlo y no tenerlo. 

Comentarios