Los abusos del poder presidencial

29/10/2020
04:55
-A +A

A consecuencia de los excesos en el uso de los recursos públicos por parte del Presidente de la República, 10 gobernadores crearon la denominada “Alianza Federalista”, como mecanismo equilibrio y de protesta en contra de la discrecionalidad en la distribución del dinero público recaudado por concepto de impuestos y otras imposiciones fiscales. Los gobernadores amagan con romper el “pacto fiscal”. López Obrador responde que es problema de la Constitución y él es respetuoso de la misma ¡Falso! Miente el Presidente. Ningún artículo de la Carta Magna establece reglas de distribución de los recursos entre la Federación, Estados y municipios, de todo aquello que se recauda por concepto imposiciones federales. Las leyes secundarias prescriben las reglas de distribución, más lo regulado en el Pacto Fiscal que fue firmado con los gobiernos neoliberales con Calderón.

No es necesario reformar Constitucional. Es mentira lo que afirma López Obrador. Basta adecuar la legislación secundaria y el Pacto Fiscal. Así han reformado lo que les viene en gana para “abolir” Fideicomisos. Así de fácil es la modificación de las normas que hoy en día hacen injusta la distribución de los recursos públicos. Este miércoles reformaron normas de salud para allegarle más dinero al Ejecutivo, 33 mil millones de pesos más, que no serán utilizados para enfermedades catastróficas; además de los 68 mil, 400 millones de pesos, autorizados previamente. Cuando hay voluntad política es posible adecuar las normas.

El Ejecutivo castiga a los Estados que no suscribieron convenios para aplicar sus “programas sociales”. El dinero lo maneja directamente por medio de sus delegaciones federales. No quieren reformar la Ley de Participaciones Federales, es la verdad. Nada tiene que ver la Constitución como lo afirmó López Obrador, mentira mediatizada. El andamiaje jurídico es otro. Por medio del Pacto Fiscal, firmaron un acuerdo para recaudar y distribuir asignaciones de las transferencias participables. El trámite es sencillo.

El Presidente afirma que hay intenciones políticas de los gobernadores aliancistas. Más mentiras. Él es quien a diario hace política para debilitar a sus oponentes. Dos años en campaña y, para el año electoral se quedará con más dinero en detrimento de las arcas de estados y municipios, les reduce los ingresos. Hay reglas matemáticas de distribución que deben ser actualizadas; pueden ser fácilmente modificables y ajustarlas a la realidad de 2021.

 

Comentarios