Lecciones financieras para el Año Nuevo

Lucía Quiroga

Este año fue atípico en todos los sentidos; de los que quedarán marcados para siempre, en la historia de la humanidad. Es la primera vez que recuerdo hablar de algo que impacta a “todo mundo” sin ser una generalidad, sino realmente que involucra a todas las personas que vivimos en este planeta.

Un virus vino a trastocar nuestras vidas. ¿Quién lo diría? Muchas pérdidas, pero también ha habido cosas positivas. Todos estos meses hemos aprendido, quizás sin darnos cuenta, a ser resilientes, a que sí podemos trabajar a distancia, a revalorar nuestra salud, a hacernos más digitales, y a comprender que nuestras finanzas personales sí es un tema importante.

Y si bien un nuevo año vislumbra esperanza de un futuro mejor, lo cierto es que ese futuro lo construimos nosotros, y más vale retomar los aprendizajes que nos ha dejado toda esta experiencia para que todo lo sucedido valga la pena.

Una de las lecciones de esta emergencia de salud ha sido  el comprobar cómo, de un momento a otro, podemos enfrentarnos con lo impredecible y debemos estar preparados.

Es aquí cuando un fondo de dinero puede ayudarnos a enfrentar un imprevisto. ¿Cuántos fueron los dichosos que sí pudieron echar mano de sus ahorros para no tronarse los dedos durante los meses que estuvimos en confinamiento y parálisis económica?

Así que punto número uno, no escatimemos en ahorrar y destinar un porcentaje al fondo de emergencia.

Punto número dos, aunque sigamos en casa o hayamos modificado nuestra dinámica diaria, hagamos siempre un presupuesto que se ajuste a esta nueva realidad; que contemple cuánto tenemos, cuáles son los gastos fijos y los variables y llevemos un registro quincenal o mensual.

Es vital analizar la forma en la que gestionamos nuestros recursos e identificar nuestros “nuevos gastos hormiga”. Ya que, si bien ya no compramos el café o la botana entre comidas, quizá sí tenemos fugas en los envíos de las compras en línea, o en el consumo de energía.

Es importante ser conscientes del destino de cada peso y detectar si hay cosas de las que debamos o podamos prescindir. Recordemos que nuestros gastos tienen que ir acorde a nuestros ingresos, no podemos ganar cinco pesos y gastar seis. Y si es así, hay que poner manos en el asunto.

Punto número tres, es urgente el foco en la salud y en la protección de la misma, por lo que si necesitas recortar gastos, prioriza y preserva tu seguro de salud y/o gastos médicos mayores.

De acuerdo con información de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), el costo de la atención médica a causa de Covid-19 asciende en promedio a 433 mil pesos. Si ese monto parece extremo, existen casos que serían incosteables sin un seguro, como caso cuyo costo asciende a 25.52 millones de pesos. No escatimes en tu salud, y prioriza los instrumentos que te darán tranquilidad financiera a ti o a tu familia, como los seguros de vida, ahorro o retiro.

Punto número cuatro, hay compromisos que tenemos que cumplir, así que administrémonos adecuadamente para no fallar, como es el caso de una hipoteca, una renta, el crédito automotriz, o una colegiatura. Pero reajustemos, nuestras finanzas también se deben ajustar a la nueva realidad.

Y por último, revisemos nuestra relación con las tarjetas de crédito. Si tenemos dos o más analicemos con cuál nos conviene quedarnos y prescindamos de las menos importantes. Siempre será imperativo usar responsablemente este instrumento, no olvidemos que no es una extensión de nuestro dinero, y tener varias y con amplios límites puede hacernos caer en tentación, sobre todo ahora con el incremento de las compras en línea.

Es momento pues de: analizar nuestros hábitos al respecto del dinero, hacer este balance puede hacernos más conscientes de nuestra realidad financiera; identificar cuáles son las cosas que sí dependen de nosotros y que podemos cambiar para estar financieramente más tranquilos; y de incorporar las lecciones aprendidas y establecer metas para lograr unas finanzas más sanas en 2021.

Ahora sí, les deseo un próspero (muy próspero) y feliz ¡Año Nuevo! 

Comentarios