Farmacéutica Novag, inexperta y favorita de la 4T

14/10/2020
08:41
-A +A

La farmacéutica argentina Novag, envuelta en el escándalo del robo de 38 mil piezas de medicamentos para niños con cáncer, había sido una empresa minorista para el sector salud mexicano, pero con la 4T se volvió uno de sus mayores proveedores, a raíz del cambio de reglas del juego en las licitaciones que ahora privilegian a firmas extranjeras, algunas con limitada experiencia y capacidad.

Si bien Novag Infancia tiene más de 40 años en la industria farmacéutica, incluso como proveedor de insumos del sector de salud pública —particularmente del IMSS— la compañía es considerada un proveedor minorista, con contratos pequeños a lo largo de los años, y que en algunos casos amparan la entrega de piezas únicas de fármacos.

Entre 2017 y 2018, los dos últimos periodos del gobierno de Enrique Peña Nieto, la empresa no logró concretar una sola venta en el sector salud. Fue hasta el arribo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador cuando llegaron las épocas de bonanza. En casi dos años, Novag Infancia se ha adjudicado 86 contratos con el sector público, por la cantidad de 378 millones de pesos.

Como es costumbre en el actual gobierno, 79 procesos los obtuvo por adjudicación directa y sólo cinco los ha ganado mediante licitación. Resulta dudoso que mientras que en el pasado a Novag se le adjudicaban concursos licitatorios por 148 pesos, para vender una pieza del fármaco Olanzapina, ahora se le dieran, sin competidor de por medio, más de 123 millones de pesos para proveer medicamentos oncológicos.

Los registros de la Secretaría de Economía ubican a Novag Infancia más bien como un importador, con operaciones de compra de medicamentos genéricos a compañías ubicadas en España, India y más recientemente Argentina, país en el que opera su nuevo socio y fabricante de fármacos Laboratorios Kemex.

La farmacéutica argentina tampoco tiene un gran historial de ventas en el mercado mexicano. Apareció en el mapa en 2019 con dos entregas de medicamentos para la Secretaría de Marina, por 300 mil dólares, y se consolidó como el gran proveedor extranjero de medicamentos en 2020, con 10 contratos de adjudicación directa por alrededor de 135 millones de pesos, de los cuales 15% corresponden también a la Secretaría de Marina.

La empresa, con sede en Buenos Aires y una plantilla de 130 personas, presume tener presencia en más de 15 países, aunque todos ellos considerados como economías emergentes o de bajos ingresos, a los que brinda proveeduría de medicamentos de manera remota y a través de pequeños importadores como Novag Infancia.

Por las señales que emanan desde Palacio Nacional, este es el tipo de proveedores que operarán la megacompra de medicamentos que el gobierno mexicano realizará en el extranjero, a través de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos —UNOPS, por sus siglas en inglés—. Se trata de un negocio cercano a 7 mil millones de dólares en la adquisición de más de 2 mil millones de piezas de medicamentos para los servicios de salud.

Al margen quedará una industria farmacéutica nacional que en los años previos colocó al país como el octavo proveedor de insumos médicos a escala internacional y como el número uno en América Latina, el cual cada año invertía 40 mil millones de pesos en el ramo de la Ciencia y la Tecnología.

El presidente López Obrador apostó por no ser ‘rehén’ de los grupos farmacéuticos que, en sus palabras, “hacían su agosto” con la venta de medicamentos al gobierno, y como resultado de ello puso la salud de la población en manos de fabricantes, importadores y distribuidores inexpertos. 

Posdata

Para los familiares de los pacientes y para el propio Presidente, hay dudas sobre la veracidad del robo a las instalaciones de Novag Infancia. ¿Se investigará a fondo el tema?

Comentarios