Errar es humano | Querétaro

Errar es humano

Guillermo Tamborrel

Errar es parte de la naturaleza humana y por ende de las diversas sociedades humanas. Tengamos presente que ni los seres humanos ni las sociedades somos perfectos y que, guste o no, involuntariamente y por diversas razones todos cometemos errores. Asimismo tengamos presente que los gobiernos y las sociedades, al ser organizaciones humanas, también se equivocan. 

Si bien debemos preocuparnos para no equivocarnos tenemos la obligación de aprender de nuestros errores y de los errores de los demás con el único fin de evitar cometerlos nuevamente. No olvidemos que negar un error propicia repetirlo y que ello es propio de los arrogantes, de los soberbios y de los ignorantes como lo señalaron Cicerón a quien se atribuye la frase: Cuiusvis hominis est errare: nullius nisi insipientis, perseverare in errore (“Errar es propio de cualquier hombre, pero sólo del ignorante perseverar en el error”), y después San Agustín quien señaló que_

“Humanum fuit errare, diabolicum est per animositatem in errore manere” (“Errar ha sido humano, pero es diabólico permanecer en el error por el orgullo”).

Por lo anterior y como sociedad tenemos la obligación de reconocer que el haber dejado la conducción de los asuntos de gobierno en manos exclusivas de los políticos ha sido un gravísimo error. Asumir que serían profesionales honestos que reconocerían sus capacidades y que recurrirían a los expertos para la toma de decisiones, así como que serían honrados en el manejo de los recursos públicos fue y sigue siendo un error. Ante ello y con el fin de evitar vivir otra vez las dolorosas consecuencias de dicho error debemos participar en la vida pública de nuestro país. 

Basta de soñar con que el Sr Presidente va a cambiar o que surgirá espontáneamente un nuevo líder que nos salve del pésimo gobierno que hoy destruye al país o que los partidos de oposición generosamente se unirán y presentarán una o un candidato de unidad para el 2024. Ello es propio de ilusos y hasta de irresponsables para con esta y las siguientes generaciones. 

Todos tenemos la responsabilidad de hacer hoy lo que esté en nuestras manos para evitar el dolor evitable.

Aprendamos de nuestros errores y participemos en la vida pública del país. Informémonos fehacientemente del acontecer nacional, informemos a quienes nos rodean, debatamos con ellos si es necesario, sumémonos a las organizaciones de la sociedad civil que ya existen (afortunadamente hay muchas, con el mismo objetivo pero con diversas ideologías y metodologías. Estoy seguro que si buscas un espacio de participación lo vas a encontrar).

Fuente de los Deseos: Ojalá despertemos y participemos en la vida pública del país, ojalá no cometamos nuevamente el error de solo quejarnos y de soñar sin participar. 

Comisionado del CECA
 @TAMBORRELmx

Comentarios