El fiasco de los “programas prioritarios” | Querétaro

El fiasco de los “programas prioritarios”

Carlos Loret de Mola

Consulto en la página web del gobierno de México los “Programas y Proyectos Prioritarios” del presidente López Obrador. Son 30. La mayoría, un fracaso. El presidente se llena la boca en la mañanera hablando de ellos, pero prácticamente todos están envueltos en graves escándalos de ineficacia e incluso de corrupción.  
“Jóvenes Construyendo el Futuro” está casi extinto. Le dieron menos de la mitad del presupuesto inicial. Se ha revelado que se usa para enrolar a familiares y amigos de los “servidores de la nación” y que se cobran moches para dar de alta a jóvenes, no hacerlos trabajar, y repartirse la beca entre el falso empleador y el falso empleado.  

Las “100 Universidades Públicas” no existen. La “Refinería Dos Bocas” está saliendo 4 mil millones de dólares más cara y no va a estar terminada este sexenio. “Crédito Ganadero a la Palabra” no ejerció su presupuesto en 2020 y para 2021 ya lo desaparecieron. “Internet para Todos” ya se pospuso de 2021 a 2023.  

Del programa “Atención Médica y Medicamentos Gratuitos” no diré nada. El chiste se cuenta solo. Tampoco voy a contar el chiste de “Modernización del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México” porque los videos vacacionales hablan mejor que cualquier columnista. El “Nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles”, contratando empresas fantasma y despertando un abanico de irregularidades. El “Tren Maya” ya salió más caro, no va a estar listo y el fracaso es tal, que acaban de cambiar el director general encargado de hacerlo. Hasta el presidente dijo que no había dado el ancho.  

Hay otro chiste. Se llama “Zona Libre de la Frontera Norte”. Le transcribo la descripción: “servirá como una cortina para que la gente no emigre”. Empresarios de la región dicen que no ha servido.  

El “Mejoramiento Urbano” ha servido mucho: de este programa surgieron los recursos para embellecer los alrededores del rancho “La Chingada”, propiedad del presidente en Palenque. Su plusvalía se ha disparado.  

¿Se acuerda de las “Tandas para el bienestar”? Ya no funciona ni tiene presupuesto.   

Becas del Bienestar. La Auditoría Superior ha detectado montos sin soporte documental o “becarios” que ya habían fallecido. El objetivo era evitar la deserción escolar. Hoy tenemos una deserción de más de 270 mil estudiantes por la pandemia, según datos oficiales. 

Salvo un par de excepciones, los “proyectos y programas prioritarios” se han derrumbado. La explicación es sencilla: una combinación de ineptitud y corrupción. Un presidente que no cree en los especialistas, que desprecia a los técnicos, que descalifica a los expertos, y que pone al frente del diseño de políticas públicas a personajes cuya única experiencia es haber sido operadores electorales (“mapaches”) de Morena. Para eso sí que han servido: para desviar el dinero a las estructuras del partido en el poder.

Comentarios