El fenómeno Insurtech

Lucía Quiroga

En mi columna pasada platiqué acerca de cómo el Covid-19 ha acelerado la transformación digital, y que si bien representa grandes desafíos para los jugadores del sector financiero, también trae consigo muchas oportunidades. 
Hoy quiero abordar el tema desde una perspectiva particular: el mundo Insurtech. 

Winston Churchill decía que “nunca hay que desperdiciar una nueva crisis”, y ante la pandemia que atravesamos las Insurtech están en el mejor momento para mostrar sus grandes ventajas, ya que a pesar de ser una industria más joven, su impacto promete ser de gran relevancia, debido al valor añadido que las nuevas tecnologías pueden aportar, sobre todo, ante las exigencias de la nueva realidad.

Hoy el Covid-19 ha acelerado la transformación digital, y es necesario que las empresas que aún estaban o están apenas en el proceso de incorporar este tema, lo hagan cuanto antes. 

Lo cierto es que las compañías que son nativas digitales ya estaban listas para un entorno caracterizado por el contacto remoto y el distanciamiento social. Por ello, podemos ver que los usuarios finales o las mismas compañías de seguros (considerando las startups cuyos servicios o tecnologías van enfocadas a las aseguradoras) que antes no volteaban a ver a las Insurtech, hoy se están dando cuenta que son un aliado clave, necesario y útil.

¿De dónde surge la Asociación InsurTech México?

Siempre he tenido la idea que las grandes cosas empiezan con una conversación acompañada de un café. Así comenzó el año pasado la idea de formar la Asociación InsurTech México (AIM), con el objetivo de sumar esfuerzos e intercambiar ideas para tener una opinión en materia de regulación, y ayudar a fortalecer este naciente gremio. La empujaron ocho empresas y hoy por hoy la AIM, lanzada oficialmente en febrero de este año, cuenta ya con 35 compañías.

De acuerdo con el mapa del Ecosistema Fintech Mexicano, realizado por Legal Paradox y presentado recientemente, en el país existen más de 640 entidades activas en el sector de tecnologías financieras, de las cuales 52 son Insurtech. Si comparamos este dato con el Radar Fintech de Finnovista 2019, donde en el país se registraban 26 startups activas, ¡este sector ha crecido el doble! y con el impulso del Covid-19 parece imparable.

Omar Said, presidente de la AIM, señala que México es el ecosistema líder en la región en Insurtech, “es el país que más las está produciendo”. Recordemos además que México fue el primer país latinoamericano en emitir una regulación para las Fintech en 2018, lo que nos pone a la vanguardia en la región.

El organismo nace con la intención de ayudar a generar más y mejores seguros en México mediante un sano desarrollo en la implementación de tecnología, en cualquier punto de la cadena de valor del seguro. A consideración de Said, el seguro tiene áreas de oportunidad, y justo, las empresas que conforman esta organización están tratando de eliminar dichos inconvenientes a través de la tecnología.

A raíz de la pandemia creció la demanda e interés por seguros a la medida, los usuarios buscan menos incertidumbre, que la interacción sea más ágil, digital y la respuesta más eficaz. Por ello es un momento clave para demostrar que las Insurtech están a la altura de las circunstancias.
Está el caso por ejemplo de los seguros por kilómetro o bajo demanda que promueve Clupp, o las insurtech que ofrecen productos de salud o soluciones de telemedicina, como WeeCompany. 

Existe un largo camino de innovación que abren las Insurtech, hay que estar atentos porque seguramente estarán dando mucho de qué hablar. Quizá esta sea la vía para poder incrementar por fin la cultura de la protección y del seguro en el país. La clave está en priorizar al usuario y colocar la experiencia de éste en el centro. Es complejo, pero no imposible y las Insurtech nos devuelven la esperanza. 

Comentarios