De plumas, homicidios e incapacidades | Querétaro

De plumas, homicidios e incapacidades

Fernando Paniagua

“No se mata la verdad matando periodistas”, consigna de periodistas en México


Tampoco se cuida la vida de los comunicadores con discursos, ni con ellos se puede ocultar la realidad. Fue el Estado.

En menos de una semana dos periodistas en Tijuana, fueron ejecutados, tres en total en lo que va del año, la cifra fatal asciende a 151 comunicadores asesinados en poco más de dos décadas, situación que convierte a México en el país más mortífero para la prensa.

La más reciente víctima de la indolencia, la periodista Lourdes Maldonado, fue asesinada en Tijuana, Baja California.

Había acudido a una mañanera del inquilino de palacio, para pedir ayuda y denunciar públicamente al político morenista y allegado al Presidente de la República, Jaime Bonilla, con quien sostenía un litigio laboral. La mataron. Fue el Estado.

El primer asesinato de un periodista en este 2022, fue del director del medio digital Inforegio, José Luis Gamboa, quien fue apuñadado el 10 de enero, en el puerto de Veracruz.

El segundo de este año, fue Margarito Martínez, fotoperiodista del grupo Cadena y quien colaboraba en diversos medios internacionales. También lo asesinaron en Tijuana.

El último ejecutado del 2021, fue Alfredo Cardoso Echeverría, del estado de Guerrero y quien se desempeñaba en el diario Las Dos Costas y fue asesinado el 31 de octubre.

Fue el 17 de enero, que Alfonso Margarito salió de su vivienda en Tijuana, cuando recibió varios disparos.
Con estos dos últimos asesinatos, la cifra de periodistas muertos en México desde el 2000 a la fecha, ascendió a 150, de los cuales, 139 son hombres y 11 son mujeres. Del global de esta cifra, 27 son los periodistas que han asesinado en los primeros tres años de la administración de Andrés Manuel López Obrador. Fue el Estado. En el gobierno del priista, Enrique Peña Nieto fueron asesinados 47 comunicadores y en la administración del trásfuga de cepa panista, Felipe Calderón Hinojosa un total de 48. Fue el Estado. Mientras que, en el gobierno del otrora panista, Vicente Fox Quesada, fueron asesinados 22 comunicadores. También fue el Estado.

Según organismos internacionales como Reporteros Sin Fronteras y Article 19, México es el país más mortífero para la prensa, incluso por encima de naciones que se encuentran en guerra. 

El Estado, de todos los colores y sabores, ha solapado, ha sido indolente y ha ignorado una realidad que, en los últimos tres años, además, ha sido impulsada desde el púlpito presidencial. Debemos levantar la voz. Debemos poner nombre y apellido a los responsables, por omisión, de esta terrible realidad: Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa, Enrique Peña Nieto y sí, también y sobre todos, Andrés Manuel López Obrador. Fue el Estado.

El último párrafo. ¿Cuál es la diferencia entre la casa blanca de la Gaviota y la Casa de Texas de Andrés Manuel Jr?

Yo creo que la primera tenía, al menos, argumentos para tatar de defender lo indefendible; en el segundo caso, o hay una actitud claramente corrupta o el junior es un mantenido.

Quejas, dudas y comentarios: @Paniagua_Fer7

Comentarios