Ciencia, tecnología e innovación en México. Pasado, presente y futuro (III) | Querétaro

Ciencia, tecnología e innovación en México. Pasado, presente y futuro (III)

José Alfredo Zepeda Garrido

La presencia de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en el campus universitario Juriquilla de la ciudad de Querétaro, ha sido muy favorable para el desarrollo de la educación superior y la generación de ciencia y tecnología en Querétaro, con beneficios para la región y para el país. 

El proyecto Juriquilla, polo de desarrollo científico y tecnológico, se estableció en la década de los noventa y fue en la segunda mitad de ese decenio en que se iniciaron las primeras etapas de la infraestructura física y de los programas académicos; para todo ello fue decisivo el apoyo del entonces gobernador del estado de Querétaro, Enrique Burgos García, y de su Secretario de Educación, Arturo Proal de la Isla, además de la excelente relación académica de las tres instituciones de educación superior (IES). 

Producto del esfuerzo de las tres IES, del gobierno federal y del gobierno de Querétaro, se establecieron el hoy Instituto de Neurobiología de la UNAM (inaugurado el 16 de octubre de 1996 por el presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, el gobernador de Querétaro, Enrique Burgos García; el rector de la UNAM, José Sarukhán Kermez; el rector de la Universidad Autónoma de Querétaro, José Alfredo Zepeda Garrido; y el director general del Cinvestav del IPN, Adolfo Martínez Palomo), diversos centros e institutos de investigación de la UNAM, del Cinvestav y de la UAQ con sus facultades de Informática y Ciencias Naturales; las tres IES con programas de licenciatura, maestría y doctorado, desarrollo de investigación científica, tecnológica e innovación. 

Entre otros frutos de la cooperación de las tres IES, puede destacarse el primer programa de doctorado que ofreció la Facultad de Ingeniería de la UAQ a partir de 1996, el cual ingresó al padrón de excelencia del Conacyt y ha logrado posicionarse como uno de los mejores de la región; el Conacyt le ha otorgado la categoría de “Consolidado” dentro del Programa Nacional de Posgrados de Calidad; este programa de doctorado tiene convenios de colaboración con universidades como la U de G y la UNAM, entre otras universidades del país; en el ámbito internacional con diversas universidades europeas , así como con Canadá, EU y Australia, lo que ha permitido a los estudiantes realizar estancias en el extranjero en proyectos conjuntos de investigación. Asimismo, la movilidad de profesores ha favorecido la formación de redes académicas en las Líneas Generales de Aplicación del Conocimiento como lo son: Biosistemas, Instrumentación y Mecatrónica, así como Modelación Analítica y Experimental de Sistemas Físicos.

Además del programa de doctorado arriba citado, la Facultad de Ingeniería ofrece el Doctorado en Innovación; asimismo, conjuntamente con la Facultad de Química de la misma UAQ imparte el Doctorado en Ciencias de la Energía orientado a formar investigadores en energías renovables, capaces de aplicar sus conocimientos de manera propositiva, para contribuir al desarrollo sustentable de la industria energética nacional. (Continuará)   

Ex Rector de la UAQ 
[email protected]  
[email protected]

Comentarios