Ciencia con perspectiva de género | Querétaro

Ciencia con perspectiva de género

Lucía Quiroga

Este 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. La fecha fue establecida por la Asamblea General de la ONU en  2015, con el objetivo de crear conciencia sobre la importancia de incentivar y promover el interés en estas disciplinas, pero también porque la ciencia y la igualdad de género deben avanzar de la mano para abordar los principales desafíos globales y metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Y es que a pesar de que las mujeres y las niñas constituyen la mitad de la población mundial, su rezago es evidente y, con ello, la existencia de problemáticas como la violencia contra las mujeres o la brecha salarial, que constituyen algunos de los mayores desafíos en materia de derechos humanos del mundo. 

Lo cierto es que, desafortunadamente, los prejuicios y los estereotipos de género han mantenido a niñas y mujeres alejadas de la ciencia. Actualmente, solo 33% de los investigadores en el mundo son de género femenino, y la matrícula de estudiantes mujeres en el campo de la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) es de tan solo 3%; en las áreas de ciencias naturales, matemáticas y estadísticas, 5%; y en ingeniería, manufactura y construcción, solo 8%.  Esto muestra cómo la brecha de género en todos estos ámbitos, sigue siendo una tarea pendiente.

María Helena Rivero, experta en Data Science de la Universidad de Harrisburg de Ciencia y Tecnología, en Pensilvania, EU, me platica, por ejemplo, la necesidad de incorporar a este sector a más mujeres en México y Latinoamérica. Esto debido a que el 75% de los puestos de trabajo futuros estarán relacionados con estos campos, lo que significa que para 2050, la mitad de los empleos que conocemos desaparecerán.

Hace hincapié en la importancia de la Ciencia de Datos, su área de expertise, ya que tan sólo las empresas denominadas “Data Driven Companies” (DDC) generan hasta 22% más utilidades que las que no tienen esta práctica. Adicionalmente, cifras de IDC estiman que para 2025 cada persona conectada tendrá al menos una interacción con datos cada 18 segundos.

Es necesario formar, por lo tanto, más científicas de datos, ya que el desequilibrio de género en la industria puede provocar “sesgos”, mismos que pueden invisibilizar las necesidades de un mercado significativo como el femenino y con ello, provocar exclusión. 

“Para ello se requiere de inspirar el acercamiento de más niñas y mujeres a disciplinas como la estadística y la programación, pero también es necesario ayudarlas a desarrollar habilidades blandas como inteligencia emocional, negociación, liderazgo, comunicación y gestión de tiempo, que serán necesarias para un exitoso desempeño en esta profesión que será determinante para cambiar el futuro”, señala Rivero.

El futuro de la ciencia con perspectiva de género, comienza con nuestras niñas. Sigamos apoyándolas a ser lo que quieran ser, pero sin duda, volteemos a ver y a incentivar el interés de ellas en las carreras STEM (de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática, por sus siglas en inglés), y empecemos a cerrar también la brecha de género en esta área.  

Comentarios