Ciberseguridad, inversión estratégica en 2021

Lucía Quiroga

Así como ha aumentado nuestro uso y dependencia del internet debido la pandemia por Covid-19, también incrementó la inseguridad cibernética, ya que tan sólo de junio a noviembre en el país los ciberataques a las empresas crecieron 72%.  

A nivel mundial, en 2019 se registraron más de 7,000 violaciones de datos, siendo tecnologías de la información, salud, finanzas y seguros los sectores más afectados. Habrá que ver el número al cierre de este complejo año, y sobre todo las pérdidas económicas que ello representa. Un reporte de Cyentia Institute publicado en 2020, calcula que en los últimos cinco años los 100 ciberataques más importantes representaron un impacto económico de 18,000 millones de dólares en pérdidas.  

De esta forma la ciberseguridad toma una relevancia sin precedentes, y las soluciones relacionadas con ésta se convierten en herramientas aliadas que ayudan a blindar la continuidad del negocio y a proteger los activos digitales de una organización.  

En este contexto, una empresa mexicana que busca precisamente transmitir y mostrar que la ciberseguridad es una inversión estratégica y no un gasto, es Delta Protect, fundada hace dos años por Santiago Fuentes y Antonio Arellano y que se perfila como una de las empresas más prometedoras en México y Latinoamérica. Sus creadores identificaron la necesidad de ampliar la oferta de soluciones que permitieran ayudar a combatir la problemática de la inseguridad cibernética en el país, ya que, por cierto, como suele suceder con otras grandes calamidades, México se encuentra sólo a un paso de ser el país con más ciberataques. 

Aunque el foco de Delta Protect está en las empresas Fintech o startups de tecnología, Pymes, y empresas de reciente creación, sus soluciones son escalables, y el rango de atención se está ampliando. Lo cierto es que estos emprendedores tienen una misión muy clara: simplificar la ciberseguridad (es decir, poner todas las soluciones tecnológicas a la mano de todos y de una manera comprensible) y devolverle la privacidad y seguridad digital a la sociedad. Un gran reto que se vuelve más que necesario ante la delincuencia cibernética. 

¿Por qué invertir en proteger la información corporativa? Ya mencionaba las pérdidas económicas, pero además es importante proteger la continuidad de negocio, en promedio, una empresa puede tardar hasta 210 días en recuperarse y tener control absoluto de su organización luego de tener una situación de este tipo. Aunque parece que hay quienes aún no dimensionan del todo el impacto que puede tener un ataque cibernético, y esto lo confirma un estudio reciente sobre el Panorama del Ecosistema de Ciberseguridad, realizado por Endeavor, el cual muestra que, aunque el robo de información y el daño reputacional son las principales preocupaciones de los emprendedores, 43% de los encuestados considera que "la ciberseguridad es importante, mas no fundamental dentro de  la estrategia  de su empresa".  

Seguro este pensamiento cambiará cuando la realidad los alcance. Dentro del análisis también se menciona que en los últimos seis meses 26% de los emprendimientos ha sufrido algún ataque directo, los cuales han representado en promedio un impacto de 279 mil pesos por ataque, siendo el acceso a cuentas, phishing y malware los ataques más recurrentes. Y otro dato trascendente es que sólo el 1% de los emprendedores cuenta con un especialista en ciberseguridad con el perfil de CISO, CIO o CTO con estudios de ciberseguridad, de acuerdo al análisis de Endeavor. 

Justo entre las innovaciones de estos jóvenes emprendedores también está el CISO as a Service, que permite a las compañías tengan un director de seguridad de la información on demand, a un costo que puede ser cuatro veces más económico que de tener esta figura full time. 

Además, cabe destacar que, tras la Ley Fintech, puesta en marcha en 2018, el CISO ya no es sólo una opción sino un requerimiento regulatorio para las empresas de tecnología financiera. 

Sin duda es momento de dejar de ver a la ciberseguridad como una barrera para el crecimiento, un gasto, o como una opción sólo para gigantes corporativos, y reconocerla como una parte estratégica de cualquier negocio, para prevenir, atacar y mitigar los riesgos cibernéticos.  

[email protected] 

Comentarios